Genu Varo

¿Qué es Genu Varo?

          Es el término que utilizamos para referirnos a una deformidad postural de las rodillas, en la que cuando los tobillos se tocan, las rodillas están separadas entre sí, o como si las piernas estuvieran arqueadas hacia afuera.

          Es muy común esta postura en el niño pequeño, durante el primer y segundo año de vida, y en especial si ha empezado a caminar pronto (antes del año de vida), aunque esto no significa que seamos causantes de la deformidad o la hubiésemos vuelto irreversible.

           Lo esperado en la gran mayoría de los casos es que durante el desarrollo, normalmente antes de los 3 años, vaya cambiando esta apariencia de rodillas arqueadas hasta resolverse de manera espontánea por completo, en cuyo caso le denominamos “Genu Varo Fisiológico”, para después continuar cambiando y pasar al extremo contrario, en el que chocarán las rodillas, adoptando una disposición en X, que ahora será denominado “Genu valgo”. Estos cambios se consideran como deformidades normales de los niños.

¿Cómo saber si la deformidad o arqueamiento es normal?

          En primer lugar por la edad: es una situación típica del niño por debajo de dos años de vida. En segundo lugar por el hecho de que la presentación sea bilateral y simétrica, la presencia de deformidad en una sola extremidad o en diferentes grados o características entre ambas extremidades nos debe alertar sobre las causas.

          Otro dato importante es el grado de arqueamiento. En general, con los tobillos juntos, la distancia entre rodillas no debería superar una distancia de 6 a 8cm, considerando la complexión, estatura y factores familiares del niño.

          Si la situación persiste en el niño mayor, si es asimétrico o si la apariencia es marcada conviene consultar con el especialista en ortopedia pediátrica. El especialista realizará una cuidadosa exploración física de las extremidades, las características y detalles del niño durante la marcha y en algunas ocasiones, según lo considere él médico, será preciso acompañar el examen físico de algún estudio radiológico para confirmar la normalidad y descartar patología.

          Algunas causas de deformidad que no se resolverán de manera espontánea y que por tanto resulta importante descartar, se relacionan con las siguientes enfermedades:

  1. Enfermedad de Blount: Se trata de una alteración de uno de los cartílagos de crecimiento de la tibia, a nivel de la rodilla, que provoca una deformidad progresiva.
  2. Enfermedades metabólicas que cursan con trastornos en la osificación. Entre ellas destaca el raquitismo hipofosfatémico, tanto de origen renal como por deficiencia nutricional.
  3. Displasias óseas o esqueléticas. Son trastornos congénitos del desarrollo óseo. Suelen ser niños de baja estatura con afectación ósea múltiple.

 ¿Cuál es el tratamiento?

          Durante los primeros años la vigilancia estrecha y observación clínica periódica es lo más adecuado, en espera de resolución espontánea, siempre y cuando el médico haya descartado otras enfermedades.

          Es importante señalar que este patrón angular de deformidad en las extremidades inferiores de los niños presenta un amplio rango de normalidad y es muy variable de un niño a otro, incluso entre hermanos. Por ello no hay que considerar patológico encontrar un cierto grado de genu varo en niños un poco mayores. Incluso estos casos, si los valores están dentro del rango normal, no precisan tratamiento.

          Hoy en día sabemos que la colocación de aparatos ortopédicos en extremidades, que resultan por demás incómodos, no ha demostrado efectividad en la corrección de la deformidad; más aún, sabemos que cualquier grado de corrección que podamos ver, se debe a la corrección espontánea que presentan con la edad y no al uso de ningún aparato.

          En algunos casos, como en el niño pequeño con enfermedad de Blount, especialmente unilateral, las rodilleras largas correctoras pueden tener una acción de contención de la deformidad, más no de corrección.  Cuando el genu varo sobrepasa los valores normales, especialmente si existe alguna enfermedad ósea como las comentadas, está indicada la cirugía correctora para recuperar la alineación.

Contáctanos

Dr. Gregorio Osuna Cámara
Av. Río Mayo 1306-102, Col. Vista Hermosa,
Cuernavaca, Morelos, México
Tel. (777) 315-9373 ó 315-9374
Cel. (777) 327-1805
Nextel ID 62*229149*1
Urgencias las 24 hrs

Temas de Interés

Hoja informativa, www.niams.nih.gov 
Pérez Irazusta I. y col., www.osanet.net
Dr. Alfredo Covarrubias-Gómez