Genu Valgo

¿Qué es Genu Valgo?

          El término de "Genu Valgo" o Rodillas Valgas, se refiere a la postura en la que cuando las rodillas se tocan, los tobillos están separados entre sí, de modo que las piernas adquieren una típicamente una apariencia en X, siempre simétrica.

          Esta postura es típica del niño entre los 3 y los 5 años de edad, y debido al eje de carga de las extremidades sobre los tobillos y los pies, suele acompañarse de una apariencia en valgo de los tobillos, que contribuye con el aspecto de pie plano.

          Lo común y esperado es que durante el desarrollo esta postura en valgo irá disminuyendo hasta adquirir la alineación definitiva del adulto que es en discreto valgo, un poco mayor en mujeres que hombres, y a la que se llegará a partir de los 7 años, y de manera definitiva alrededor de los 11 años. En estos casos, que son la mayoría, esta deformidad es conocida como “Genu Valgo Fisiológico”, y es el patrón angular normal del niño en edad escolar.

¿Cómo saber si el choque de rodillas (Genu Valgo) es normal?

          Lo más importante es la edad, es una situación típica del niño entre los 3 y los 5 años de edad y normalmente resuelto antes de los 11 años. Otro dato importante es valorar el grado de deformidad angular presente en las extremidades, y que este sea simétrico entre ambas rodillas. Los trastornos asimétricos no son normales y suelen tener una causa patológica.

          Es importante mencionar que los niños con sobrepeso suelen mostrar un aspecto falso de mayor deformidad o choque de rodillas, debido al mayor diámetro de sus muslos, pero que a la larga podría retrasar la resolución espontánea de esta deformidad angular. También es necesario valorar si el choque de rodillas produce alteraciones de la marcha, o al momento de correr.

          Ocasionalmente el niño puede referir dolor en las rodillas o en los pies, por ello conviene consultar con el especialista en Ortopedia Pediátrica, quién valorará la intensidad del mismo y su relación con las características posturales presentes, si la situación persiste en el niño mayor o si la apariencia es marcada, en cuyo caso será preciso realizar algún estudio complementario que permita descartar patología o bien, confirmar la normalidad.

          Dentro de las causas patológicas será importante descartar las siguientes enfermedades:

  1. Enfermedades metabólicas que cursan con trastornos en la osificación. Entre ellas destacan las de origen renal como el raquitismo hipofosfatémico.
  2. Secuelas de fracturas de tibia, especialmente cerca de la rodilla, debido a que pudo existir algún tipo de daño en alguna región del cartílago de crecimiento. 
  3. Displasias óseas o esqueléticas. Son trastornos congénitos del desarrollo óseo. Suelen ser niños de baja estatura con afectación ósea múltiple.

 ¿Cuál es el tratamiento?

          Dependiendo de la edad del paciente, la observación clínica periódica es lo más adecuado, siempre y cuando el médico ha descartado otras enfermedades. Este patrón angular de las extremidades inferiores de los niños varía durante el crecimiento y es muy variable entre los diferentes individuos incluso de la misma edad o hermanos, sin embargo, la evolución normal es hacia la disminución del choque de rodillas, o alineación espontánea de las extremidades.

          En algunos casos esporádicos, especialmente si la rodilla valga es asimétrica, puede ser efectivo colocar una rodillera larga con fines de contención. La colocación de otro tipo de aparatos ortopédicos en extremidades no ha demostrado efectividad.

          Cuando el genu valgo sobrepasa los valores normales, especialmente si existe alguna enfermedad ósea como las comentadas, está indicada la cirugía correctora.

Contáctanos

Dr. Gregorio Osuna Cámara
Av. Río Mayo 1306-102, Col. Vista Hermosa,
Cuernavaca, Morelos, México
Tel. (777) 315-9373 ó 315-9374
Cel. (777) 327-1805
Nextel ID 62*229149*1
Urgencias las 24 hrs

Temas de Interés

Hoja informativa, www.niams.nih.gov 
Pérez Irazusta I. y col., www.osanet.net
Dr. Alfredo Covarrubias-Gómez